lunes, 18 de julio de 2011



No busques los primeros puestos. Mientras más te expongas a las miradas ajenas, tanto más serás el blanco de celos y envidias.

Las vibraciones negativas, aunque no te hagan mal, podrán cansarte en el trabajo de defenderte.

Procura obrar discretamente, pero con firmeza dejando que los vanidosos y superficiales aparezcan en una luz de la que tú no necesitas para brillar.

El vidrio común brilla mucho con el sol, pero el brillo del oro está escondido en el cofre, sin que para ello valga menos que el vidrio...

Carlos Torres Pastorino-(Minutos de Sabiduría)



1 comentario:

BLOGUEROS CON EL PAPA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.