martes, 7 de junio de 2011


Elije una de las muchas estampas del Sagrado Corazón, ponla delante de ti, mírala y permite que tus pensamientos venga y vayan:

-El Corazón de Jesús, el centro de la vida humana.

-El Corazón de Jesús, sede del amor infinito del Dios-hombre.

-El Corazón de Jesús, circundado de una corona de espinas. Pero no como adorno. Mira cómo hieren al divino Corazón estas espinas. ¿Por qué? Nuestras necesidades en pensamientos, deseos, palabras y obras...son la causa.

Mira esta llaga lacerante, producida por el hierro de la lanza. ¡La sangre brota de ella! Mira y ora:

Sangra-¡amado Corazón!-Hemos pecado.

Sangra-¡amado Corazón! ¡Ay! ¿seguiremos pecando?

Sangra-¡amado Corazón! Ten piedad de nosotros y de todo el mundo.

¡Sangra, sangra, necesitamos de tu sangre sacrosanta!

¡Oh Corazón de Jesús, te amo y quisiera amarte fervorosamente!

¡Oh Corazón sacratísimo de Jesús, inmensamente digno de ser amado!

"Bienaventurados los que tienen puro el corazón, porque verán a Dios". (Mat.5,8)

-Santiago KochSVD, (De: Tu compañero de jornada al encuentro con Dios)

3 comentarios:

Rosario dijo...

Bonita forma de hacer oración.
En este día le pido al Espíritu Santo nos llene de su Gracia.
Saludos.

lourdes dijo...

Gracias que el señor nos haga crecer en el amor hacia ÉL y confiarnos en su sagrado corazón que ÉL nos guarde y nos bendiga sagrado corazón de Jesús en ti confiamos guardanos en ti mil gracias unidos en oración

Pasionaria dijo...

Que asì sea hermanas...bendiciones